¿Qué tipos de calderas existen?

Puede parecer un tema trivial para algunos, pero aprender a reconocer los tipos de calderas de gas que existen en el mercado va a terminar por ser fundamental para todos, particularmente en lo que respecta a ahorrar un poco en la factura, sin olvidar que se trata de una medida bastante pertinente en términos de garantizar el bienestar para el hogar y cuidar del medio ambiente.

A continuación se hace énfasis en los tipos y en las características más relevantes de las calderas de gas, para que así resulte más sencillo tomar una decisión en torno a este asunto.

Calderas de gas: Tipos

strong>Según el sistema de combustión. De acuerdo con la combustión que use el dispositivo, la caldera podrá ser diferencia en dos modelos.

  • Calderas atmosféricas. Se las cataloga de esta manera cuando el aparato hace uso del aire de donde está instalado para así cumplir con la combustión en una cámara que se encuentra abierta. Es a raíz de lo anterior que los profesionales del sector hablan de inconvenientes con la seguridad de la combustión en caso que sea deficiente. Incluso su instalación ya se ha prohibido.

  • Calderas estancas. En un tipo de caldera de gas, que si se la compara con las anteriores, lo que hace es usar el aire desde el exterior para que la combustión se produzca en el interior de una caja estanca, así que en ningún momento va a existir contacto con el aire del exterior. Además de lo anterior, los gases que se van quemando se expulsan poco a poco con la ayuda de un ventilador que atraviesa el conducto de evacuación que da hacia el exterior. En la zona interna de esta clase de dispositivo se engloban las calderas de condensación y también las de bajo NOx.

Según el tipo de instalación. Otra de las posibilidades es analizar la instalación que se ha aplicado. Esto puede ser de suelo o de pie. Dependerá de cuál sea la situación.

Según su funcionamiento, rendimiento y consumo.

  • Calderas estancas estándar. Las más antiguas. El rendimiento de este tipo se encuentra cerca al 90%, pues requieren de un gasto mayor de energía para que el agua se pueda calentar.

  • Calderas de condensación. Su rendimiento es mayor en un 15%, es decir un 105% en comparación con las estándar. La diferencia radica en que el vapor es aprovechado como energía para la combustión. Son poco contaminantes e ideales para ser instaladas en trabajos de baja temperatura con radiadores.

  • Calderas de bajo Nox Clase 5. Su rendimiento es mayor que el de las estándar, pero menor al de las de condensación. Los gases que emiten son bajos en óxidos de nitrógeno